Estimada compañera:

Desde ayer Nestor le pertenece al pueblo. No se confunda compañera presidente, no es que se lo estamos quitando. Es lo que él quiso hacer. Entiendo y comparto su dolor por la pérdida de su compañero de vida, militancia y solo usted sabe de cuantas cosas más. Entiendo y respeto el dolor de Máximo y de Flor, pero nosotros también nos quedamos huérfanos de padre.

No tuve el privilegio de conocerlo personalmente, tampoco tengo la posibilidad de ir a verlo ahora. Es lo que tiene no vivir en la capital nacional. Tampoco me puedo considerar kirchnerista, hay muchas cosas que no me gustan y las digo abiertamente cuando creo que corresponden. Pero hay varias cosas que no puedo dejar de decir en este momento.

Lo primero es que se nos fue el mejor presidente desde que yo tengo memoria. Ya se, no significa mucho por que nací en el año de Campora y del regreso de Peron. Pero viendo en retrospectiva fue claramente el mejor presidente desde esas fechas hasta ahora. Es uno de los pocos de los que puedo decir “tengo muchas coincidencias y muchas diferencias” el otro es Alfonsín. No se confunda compañera presidente, considero que su gobierno es mejor que el de Nestor, pero no habría sido posible llegar tan lejos sin él.

Lo segundo es que así como Evita entró a la inmortalidad Nestor pasó a pertenecernos a todos, incluso a los que lo odian. Si a ellos también les pertenece, así como Eva nos pertenece a todos, no solo a los peronistas. Así como el che nos pertenece a todos no solo a la izquierda. Así como San Martín nos pertenece a todos, no solo a los militares. Así como Irigoyen nos pertenece a todos, no solo a los radicales. Así como Juan B. Justo nos pertenece a todos, no solo a los socialistas. Se que a muchos les parecerá exagerado, y habrá otros que me dirán que me estoy olvidando de varios. A los primeros les digo que esperen, la historia me dará la razón. A los segundos les digo que lo se, que algunos son a propósito y otros son de descuido, es lo que pasa cuando se escribe desde el corazón y no desde la cabeza. Lo que quiero decir es que ayer perdimos un prócer.

Lo tercero es que esa pertenencia excede al pueblo argentino, no es casual que se lo termine velando en el salón de los patriotas latinoamericanos. El destino ha querido que sea así como un homenaje póstumo, dentro de algunos años vamos a tener que agregar un cuadro más en esa galería, uno que los incluya a ambos. Así como no hemos terminado de ver todo el daño que hicieron el innombrable y sus secuaces en los noventa, no sabemos todavía todo el bien que ha hecho y sigue haciendo Nestor. Es algo más grande incluso que su figura, que se agiganta a cada paso.

Lo cuarto y último, por que no quiero perturbar más su momento de dolor, es expresarle todo mi apoyo para que continúe con este proceso. De vuelta le pido que no se confunda con las palabras, el apoyo significa aplaudirla a rabiar cada vez que haga algo que yo considere correcto y criticarla ferozmente cuando no. Con la misma pasión que tuvo Nestor, con la misma que usted ha mostrado. Mi idea de país ideal consiste en uno donde cada habitante sea un pensador y a la vez un hombre de acción y en ese sentido tanto Nestor como usted son un ejemplo. Ojalá llegue el día donde tengamos 20 millones de Nestors y 20 millones de Cristinas, donde conflicto deje de ser una mala palabra. Donde confrontación desde las ideas y desde la acción, sin por ello pasar a la violencia, sea la moneda de todos los días. Por que esa es la forma que la patria va a ser grande.

Como dijo alguien mucho más grande que yo. Hasta la victoria siempre.

Anuncios